Bogotá inició el pago por servicios ambientales

Bogotá inició el pago por servicios ambientales en localidad de UsmeLa alcaldesa, Claudia López, firmó frente a líderes ambientales de la localidad de Usme los primeros incentivos ambientales en tres predios de la localidad de Usme. Foto: Alcaldía de Bogotá.

Publicado por: Yenifer Rivera

Implementar estrategias para enfrentar los desafíos ambientales que tiene Bogotá es uno de los objetivos de la Administración distrital. Por esta razón, la alcaldesa Claudia López reglamentó y firmó este martes los primeros incentivos a la conservación ambiental rural —denominados pagos por servicios ambientales.

“Restaurar y conservar también vale”, afirmó la alcaldesa Claudia López desde la localidad de Usme. “Este servicio ambiental no solo beneficia a su finca sino a toda la comunidad. Ese es el pago por sus servicios ambientales: estamos pagándoles por proteger las cuencas de agua, cambiar sus métodos de producción para que sean ambientales, conservar, cuidar y proteger el suelo”, agregó.

El monto asciende a 1.680.000 pesos por hectárea conservada. Dicho pago, explicó la alcaldesa López, “se formaliza con un acuerdo entre el propietario de la finca y el Distrito. Se realizará dos veces al año. Se verifican los procesos a los que ellos se comprometen y, pasados seis meses se realizan sus pagos”.

Los primeros incentivos a la conservación están en tres predios de la localidad de Usme y suman 164 hectáreas que son fundamentales para el abastecimiento de los acueductos veredales, la protección de los ecosistemas presentes de páramo, subpáramo y bosque andino, y la conectividad con el Parque Natural Nacional de Sumapaz.

156 hectáreas corresponden al predio Montebello, 7.5 hectáreas a Micania II y 0.5 hectáreas a Piedra Grande Arayán. Estos tres hacen parte de la vereda y de la microcuenca Curubital.

“En este momento tenemos 164 hectáreas en acuerdos de pago de servicios ambientales y queremos ir creciendo este programa en las localidades rurales como Suba, Usme, Sumapaz, Ciudad Bolívar”, detalló la mandataria.

Esta estrategia se implementará en ocho zonas de interés ambiental: los Cerros Orientales, el embalse de Tominé, el páramo de Sumapaz, el parque natural Chingaza, el parque ecológico de montaña Entrenubes, la franja de adecuación y los corredores ecológicos de ronda de los ríos Tunjuelo y Fucha.

Con la implementación de estos pagos, el Distrito avanza en el cumplimiento del Plan Distrital de Desarrollo, en la meta de “Diseñar e implementar un programa de incentivos a la conservación ambiental rural”, la cual busca promover en los propietarios, poseedores u ocupantes de predios ubicados en áreas y ecosistemas estratégicos la reconversión de sus actividades productivas para contribuir a la restauración y mantenimiento de áreas de especial importancia ecosistémica.

La Administración tiene el objetivo de aplicar los acuerdos y registros del pago por servicios ambientales en 1.000 hectáreas, como una herramienta para fortalecer el desarrollo rural sostenible en el Distrito.

El Distrito, junto con las comunidades de las zonas estratégicas, elaboró la propuesta del programa de incentivos bajo el esquema de acuerdos voluntarios de conservación con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para así lograr el mejor modelo para estos acuerdos.

Los poseedores de estos predios suscribirán un acuerdo voluntario con la Secretaría de Ambiente para realizar acciones que permitan la preservación, la restauración ecológica, la rehabilitación o la recuperación ambiental.

La implementación de este programa busca el mejoramiento en la regulación de la cantidad y calidad del recurso hídrico de las fuentes que abastecen los acueductos veredales de la zona rural, y apoyará a las organizaciones y comunidades a que se vinculen a este proyecto con transferencia técnica, de tecnología y el fortalecimiento de la gestión del territorio.

Además, pretende lograr una igualdad de oportunidades, la inclusión social y productiva de cada una de las comunidades rurales. Por esto, los habitantes implementarán acciones de restauración y conservación según se requiera en cada predio y el Distrito entregará los incentivos previamente acordados.

Entre estas acciones se podrán realizar procesos de reconversión productiva, protección de las fuentes hídricas, fortalecimiento de huertas agroecológicas, implementación de actividades silvopastoriles, utilización de abonos orgánicos, priorización de la siembra, mantenimiento de especies nativas y aislamiento de áreas de importancia natural.

El 75 por ciento del territorio de Bogotá es rural, por eso los campesinos son fundamentales para el reverdecer de la ciudad, además, son guardianes del ambiente, la vida y el territorio, y son los mejores aliados en la conservación y su labor es fundamental para la preservación de los ecosistemas.

¿Qué son los incentivos a la conservación ambiental rural?

Los pagos por servicios ambientales son incentivos económicos en dinero o especie, creados por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, para promover la preservación y restauración de ecosistemas estratégicos del país.

Se otorgan mediante acuerdos voluntarios entre la autoridad ambiental y propietarios, poseedores y ocupantes de predios en áreas y ecosistemas estratégicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.